miércoles, 13 de julio de 2011

Andrea Tomé nos habla acerca de su obra: Las crónicas de Elfos: los dos hermanos






¡Hola!

Soy Andrea Tomé,  autora de “Las crónicas de Elfos: los dos hermanos”.
Hace unas semanas, el también escritor Al Valeri me propuso redactar esta entrada en la que hablaré sobre la trilogía de “Las crónicas de Elfos” y aquí me tenéis.





Esta novela es un proyecto que me ha entusiasmado mucho desde que empecé a escribir en serio, cuando tenía 12 años.
En un principio, los protagonistas de mi libro no iban a ser dos mellizos de trece años, sino una chica de catorce llamada Rebeca y dos gemelos pelirrojos de quince; luego pensé en que la protagonista fuera una adolescente llamada P.F. (nombre que curiosamente, lleva otro personaje de otra novela, cuya personalidad es completamente diferente a la de esta chica) y su hermano de doce, Ed.
Pero todos estos planes se quedaron en eso, en meros esbozos de lo que luego serían “Las crónicas de Elfos”.

La primera idea que tuve de este libro tal y como lo conocemos, me vino en las Navidades del 2006-2007 (ya ha llovido desde aquella…), mientras mi familia se encontraba en el salón hablando de sus asuntos. Entonces se me pasó por la cabeza lo que pasaría si en realidad ellos estuvieran guardando alguna especie de mágico secreto y yo me enterara así, espiando detrás de una puerta (luego parte de esta escena quedó reflejada en la novela).
A partir de ese momento, toda la idea de la trilogía se me fue apareciendo sola. Primero llegaron los mellizos: Niph y Will.
Al principio, ella iba a ser más independiente y madura; él iba a tener peor humor e iba a ser también algo más arisco, pero con el tiempo ellos mismos se fueron definiendo hasta ser los insolentes descarados, pero en el fondo buenos, que son ahora.
Después de ellos, fueron llegando Night y Prisoner, Skandar, Lily, Owl y finalmente, Oliver, personaje del que me siento muy orgullosa y que, aun a día de hoy, continúa sorprendiéndome.
Puede que sea extraño que nada más terminar de perfilar a los dos protagonistas, ideara a los antagonistas, pero esto es así y la verdad es que la escena de la batalla final fue precisamente la segunda que se me ocurrió y de la cual hay también varias versiones antes de dar con la definitiva que aparece en la novela.

Después de haber tenido claros los personajes y el esquema del libro, me puse manos a la obra con un proyecto que no vi finalizado hasta agosto del 2010, fecha en que terminé mi novela.
Tras las correcciones, la imprimí y  registré en la Propiedad Intelectual (paso MUY importante si es que quieres publicar tu obra). Sólo entonces comencé a enviar e-mails a las editoriales que creí que podrían estar interesadas en “Las crónicas de Elfos: los dos hermanos”.
Apenas un mes más tarde, mi editor (Pablo Méndez) se puso en contacto conmigo para decirme que le había encantado mi novela y que tenía pensado publicarla.
Nada más hablar con él (y tras reponerme de la emoción inicial), comencé a trabajar en la segunda parte de “Las crónicas de Elfos”. ¿Su título? “El cuerno plateado”.
 
De esta novela (la cual estoy a punto de terminar), sólo diré que tiene mucha más fantasía que la primera y que además de nuestros conocidos personajes, aparecerán unos nuevos que actuarán decisivamente para el desarrollo de la tercera y última parte de esta saga con la que me he iniciado en el difícil (pero gratificante) mundo de la literatura.
 
Ahora me gustaría despedirme de mis lectores, especialmente de aquellos a los que les gusta escribir, con un consejo: no os rindáis jamás. Luchad por vuestros sueños, están mucho más cerca de lo que vosotros creéis.
 
Un beso,
Andrea Tomé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario