martes, 29 de mayo de 2012

Angelina - Capítulo Dos


Safe Creative #1205101614999
Derechos Reservados

Advertencia: Novela explícita,
violencia, libertad de lenguaje, sexo
y pasajes paganos de mucha fuerza.
(No apta para personas muy religiosas).
Mayores de 18 años
                                       





 Capítulo Dos


A mi edad, cualquier joven tiene muchos amigos, pero no era mi caso. Mis compañías se limitaban a unos cuantos compañeros, de los cuales, la más cercana era Krysti, una chica muy peculiar. 
Tenía un nombre diminutivo, era pequeña como yo, de piel brillante, blanca como una luna y tenía unos ojos azul celeste que proyectaban una ingenuidad engañosa.
Le gustaba divertirse; se iba de juerga cada tercer día y en más de una ocasión le encontré por ahí descansando bajo los arbustos después de alguna fiesta, a veces intoxicada de algo más que alcohol, otras sin alguna de sus prendas o golpeada por sabe dios qué gente.
Siempre fue la mejor amiga cuando estaba sobria, le tenía un afecto muy especial; no era precisamente el tipo de cariño que se siente por alguien que te gusta, sería más acertado decir, que era como una hermanita menor a la que me gustaba sacar de los problemas en que se metía cada vez que no podía controlar sus emociones y pequeños vicios, era algo así como su guardián y a ella le divertía mucho la idea.
Pensaba que Krysti necesitaba protección y, aunque ella no me lo dijera, estaba consciente de que esto era así. Muchas veces, las mujeres que han caído en este tipo de vicios, son protegidas de algún proxeneta que termina explotándolas sexualmente y pasa de ser protector a convertirse en victimario.
Alguna vez me tocó ver a uno de estos tipos golpear una mujer para quitarle su dinero enfrente de todos los estudiantes. En otra ocasión, me encontraba hospedado en un hotel y escuché el escandalo proveniente desde el cuarto contiguo, el hombre había querido introducir por la fuerza un objeto extraño en el trasero de una de sus protegidas y ésta, al tratar de defenderse sufrió una agresión aún peor. No deseaba ese futuro para mi amiga, quien apenas contaba con  diecisiete años. Me resultaba inverosímil imaginar que alguien quisiese dañar de esa manera a una mujer, y en el caso de Krysti, su físico y personalidad incrementaban ese sentimiento de paternidad del que vengo hablando desde unas líneas atrás y hacía desaparecer cualquier inclinación de tipo sexual hacia ella.
No obstante, era contradictorio lo que Krysti aparentaba y lo que realmente era, se dejaba llevar por el momento y le gustaba probarlo todo; nada le asustaba y a veces eso me tenía preocupado; poco a poco se estaba matando viviendo tan deprisa; pasaba las noches en vela en las fiestas, intoxicada y con el cerebro embrutecido; al día siguiente no dormía por culpa de los excesos de la noche anterior y consumía más sustancias para sentirse mejor que le hacían caer dentro de un círculo vicioso.
Miraba desde una distancia prudente como se destruía a sí misma aquella niña, mi congoja era muy grande.
Nadie pensaba como yo, todos deseaban abusar de ella, obtener de sus delirios, los despojos de un placer arrebatado a la fuerza a una indefensa criatura que no sabía lo que hacía.
Todo eso era muy triste, a veces no podía más y me alejaba, no podía seguir enfrente de todo aquello, me hacía mucho daño.
Krysti  caía cada vez más, aunque cuando no estaba intoxicada daba la apariencia de ser una chica sin problemas. Intentaba retenerle a mi lado y salir con ella a todos los lugares posibles, pensaba que de esta manera ella no tendría tiempo para seguir con la autodestrucción, sin embargo, siempre encontraba la forma de escabullirse. En algunas  citas me dejaba plantado; un par de horas más tarde me llamaba desde algún hotel para que le fuera a recoger en mi auto. También fueron varias veces las que le encontré en alguna esquina platicando con algún simpático pervertido o discutiendo con alguien que no le había pagado lo acordado por sus polvos.
Por esos días, encontramos un refugio en una cafetería donde podíamos pasar las horas tomando un helado y escuchando jazz en compañía de  afroamericanos que gustaban de frecuentar el lugar. El sitio tenía un ligero ambiente histórico, donde, en las paredes se podían observar murales que representaban escenas relacionadas a sucesos importantes y personajes influyentes del mundo afroamericano desde Charlie Parker y John Coltrane, hasta Martin Luther King Jr  y Michael Jackson.
En general, el ambiente era acogedor, pero está música no era de mi gusto, era muy ignorante en cuestiones musicales, sin embargo, Krysti sentía una marcada tendencia hacia la cultura afroamericana. Esto le hacía ser mucho más comprensiva y eso era algo maravilloso. Era una chica que al hablar bien de las personas de color, realmente sentía lo que decía.
Ser amiga mía, me hacía comprobar aquello, ya que, como había dicho, yo también era de piel oscura y bastante feo. Su belleza infantil hacía un poco grotesco el contraste entre nuestras diferencias físicas.
En cierta ocasión nos encontrábamos disfrutando un daiquiri en el lugar, no esperábamos algo así de alguno de los clientes que se encontraban en las mesas. Por lo general entraba gente educada a aquel local, pero alguien, sin ningún motivo, comenzó a insultarme, haciendo referencia a mis diferencias raciales con mi acompañante. Ella se levantó de su asiento para que esta persona tuviese una mejor visión de lo que sucedía, me tomó de la mano, luego me abrazó diciendo: “Te amo mi amor” y me dio  un beso que hizo callarse al bocón.
Fue divertido, pero, la verdad Krysti no me causaba el  más mínimo sentimiento de atracción, negaba en mi mente que era una mujer hermosa, esto es algo que me resulta imposible de explicar de forma clara, ya que no sólo era así con ella, sino con todas las chicas.
Creo que estaba ciego, enfermo o tenía algún otro problema, porque muchos chicos estaban de acuerdo en que Krysti era la mujer más sexi de toda la escuela y que entre esas piernas escondía  el más sublime paraíso y que lo estaba desperdiciando por no iniciarme en las artes amatorias con ella. No hacía caso de esos comentarios, lo que me tenía prendido a Krysti eran sus ojos azules y su sonrisa, la cual me causaba una gran simpatía. Además, su voz era delicada y muy suave, como de una niña y eso aumentaba mi sensación de que debía ser protegida de los hombres que querían acercarse a ella con malas intenciones.
Sin embargo, cuando yo no estaba a su lado, Krysti dejaba la puerta de su persona sin llave y cualquiera podía entrar a hurgar el interior de sus secretos, esto le era especialmente excitante y lo hacía tan seguido como le era posible, pensaba que la vida había que vivirla mientras se pudiese y ella no se negaría nunca un placer.
Muchos me decían que con el único que no hacía el amor era conmigo, que ya todos le conocían el trasero y que no entendían mi actitud, pero el cariño que Krysti me inspiraba iba mucho más allá de lo que el lector pueda pensar; ya había cruzado a esa zona donde el amor no va dirigido al cuerpo, sino al alma y lo mismo me daba que Krysti fuera delgada o gorda,  fea o bonita, alta o baja,  era mi amiga, y siempre lo sería.

En ciertas ocasiones, Krysti intentó jugar conmigo, nunca comprobé si se trataba de bromas, porque no le hacía caso. Por ejemplo, un día que tuvimos una reunión en su casa, estando acostados en su cama haciendo una tarea, ella me tocó de manera sugestiva.
Le miré extrañado, pues a pesar de estar allí, no me esperaba eso de alguien a quien siempre había respetado. Entonces, se levantó su falda, dejando sus blancos muslos a la vista. No me pregunten la razón, pero volteé para otro lado.
Krysti me dijo, “No seas tontuelo, mira lo que tengo para ti”. Intenté mirar, pero sentía una inexplicable repulsión hacia sus piernas. Ella se quedó esperando mi respuesta, sonrió y dijo: “Olvídalo, eres más frío que un muñeco de nieve”.
Después de aquel suceso, comprendió y aceptó el lugar que le había asignado en mi vida.
A estas alturas alguien ha de estar preguntándose el porqué de esta actitud estúpida frente a una mujer hermosa. Sólo puedo decir que ni yo mismo me lo explico. Quizá le tenía tanto cariño, ese nombre, su voz y su rostro, despertaban tanta ternura, que me era imposible tocar su cuerpo sin sentir que estaba cometiendo un acto violento con una pequeña, pero, había otros compañeros que no pensaban así y con ellos sí llegó hasta las últimas consecuencias, luego se acercaban a mí para contarme sus hazañas.
Krysti y yo nos conocíamos desde que éramos muy jóvenes, para ser exactos desde que tenía ocho años; ésta era la razón por la que, tal vez, cualquier indicio de atracción hacía ella había desaparecido en mí; sus padres lo habían notado, por eso nos permitían pasar la tarde juntos en su cuarto.
Krysti era muy desordenada, dejaba las cosas regadas por todos lados. Me empujaba contra la cama desarreglada y en más de una ocasión había ropa interior usada sobre de ella. Esto me resultaba muy incómodo, y a ella parecía divertirle mi reacción, porque no las escondía. Se ponía a hacer su tarea frente  a mí, observando que hacía yo. En ocasiones tomaba una pantyy me la pasaba cerca del rostro, luego reía y me preguntaba.
—¿No te gustan las mujeres?
A mí no me causaban gracias sus chistes, sin embargo, permanecía con ella, lo tomaba como si las bromas de una niña se tratase, que no tenía ni la más remota idea de lo que su acción podría provocar en algún otro hombre, ¡ah, que equivocado estaba!, bien que lo sabía, pues no era tonta, lo que usaba conmigo era un tipo de manipulación al cual era inmune, pero ahora que lo pienso mejor, quizá sólo practicaba conmigo su técnica para aplicarla más tarde con alguien mucho más propenso a dejarse llevar por los deseos.
En ocasiones el olor de su cuarto era tan fuerte que terminaba mareado, esto era especialmente desagradable, era una chica desordenada y algo sucia a quien me empeñaba en cuidar como un hermano mayor, pero ella buscaba los momentos propicios para escapar de mí y aventurarse a los excesos que eran su deleite.
Krysti poseía una cómoda que mantenía cerrada con llave, en ella guardaba unos polvos mágicos. La chica tenía poderes especiales, era algo así como una maga o bruja. En muchas ocasiones intentó que los probara con ciertos engaños, pero nunca lo hice, sería porque sabía perfectamente de que se trataba. Lo que menos deseaba era enredarme en problemas por  culpa de polvitos mágicos.
Entre los amigos de Krysti había dos que estaban siempre con ella, sus nombres eran Robert y John. Estos chicos se aferraban a ella en los momentos que no estaba conmigo. Ella siempre me prefirió a mí y esto no se lo explicaban, decían que cómo era posible que Krysti pasara más tiempo con un latino tan feo.
Lo que ellos no sabían es que yo no le metía mano en sus zonas íntimas. Ellos sólo querían estarla tocando, por eso Krysti siempre se alejaba de ellos cuando empezaban con sus estúpidos toqueteos. A Krysti le gustaban las relaciones de una vez, no mantener relaciones con el mismo patán durante mucho tiempo. Una vez llegó a decirme que era así porque de esta forma no permitía que otras personas comprobaran cualquier cosa que el otro decía, ni siquiera les volvía a hablar de nuevo. En el caso de John y Robert, siempre habían querido acostarse con ella, pero Krysti no se los había permitido.
Dentro de mi pequeño entorno, había otras chicas como Elsa que era una mexicana bastante atractiva que en un par de ocasiones me acompañó a ver alguna película; Kate, era una rubia de lentes que usaba unas faldas muy cortas y siempre andaba con un chupa chups en la boca. En realidad, Kate copiaba a alguien que había visto en alguna película o vídeo; nunca la tomé muy en serio y creo que ella hizo lo mismo conmigo, le veía  y venían a mi mente imágenes de mujeres retratadas en posters eróticos, sobre todo por esas coletas y el color de sus faldas rojas a cuadros. La recuerdo muy bien porque siempre se unía a nosotros cuando me veía que estaba con Krysti, pero eso sucedía raras veces, porque ella pertenecía a otra clase.
En general todos eran buenas personas, sólo que a alguno le faltaba madurar un poco y siempre andaban metidos en problemas, sobre todo Kate y Krysti. Conocía otros chicos en el equipo de la escuela y algunas amigas de Elsa que iban a divertirse en ocasiones en los bailes que se organizaban en el club latino los jueves a partir de la media noche. En esas veladas cálidas, no podía faltar Krysti con su bolsita de polvos mágicos, encantando a cada muchacho que se lo permitiera, les rociaba con su magia y les convertía en la atracción de la noche, como una hada madrina a una cenicienta masculina. Podía convertir a un  perdedor en segundos en un hombre osado y atractivo. También el más tímido era encantado y terminaba siendo el alma de la fiesta, los débiles lograban proezas con sólo un sorbo de aquella medicina que Krysti les entregaba cada noche.
Sanaba los dolores y el sueño; también curaba, al menos momentáneamente, las punzadas del corazón, desde siempre Krysti fue quien traía la sanación para todos los dolores y todo estaba contenido en su bolso.
Elsa, con o sin polvos era la más popular en todas las fiestas, con dos cervezas comenzaba a reír y tenía una forma muy especial de bailar salsa, pero realmente se convertía en una bomba cuando sonaba alguna música donde tuviese que mover las caderas. Muchos chicos decían que Elsa era muy sensual, sin embargo, jamás escuché ninguna referencia a ella como ser humano, el motivo no era porque no se diese a respetar, porque fuera de las fiestas era muy seria y no andaba jugando con los muchachos. Al parecer los chicos no hablaban de ella en términos serios porque era mexicana, no lo estoy inventando, me podía dar cuenta de lo que digo, los estereotipos podían más que el trato de una persona por años. Era triste, y aunque no lo había mencionado, mi vida corría por el mismo camino, ya que, aunque tuviese unas cuantas amigas más, ninguna me tomaba realmente en serio. Siempre jugaban conmigo, y me hacía pasar por vergüenzas, ¿Qué cosa peor puede haber, que una mujer te haga pensar que le gustas y después de algunos meses de dejarse cortejar y darte alas, remata diciéndote que todo era una broma, una apuesta, o cualquier otra estupidez que se les ocurra?
Bueno, no puedo asegurar que sea por mi condición de latino, pero lo que si me daba cuenta es que los otros chicos no eran tomados tan a la ligera. Por el momento no pensaba en el matrimonio, ni en relaciones largas, por lo que no me preocupaba mucho aquel asunto.
También esa falta de seriedad conmigo, pudo tener sus orígenes en que nunca toque las drogas, ni el alcohol. Esto me costó el rechazo de algunos compañeros de aula, pero eso a mí me tenía sin cuidado, yo era diferente y era suficiente motivo para que uno que otro me sacaran del grupo y lo otro sólo era un pretexto.
Me paseaba en las fiestas oliendo el humo de los cigarrillos de los otros y en alguna ocasión me llegué a intoxicar con él, pero sólo fue una vez. La verdad  las drogas no me llamaban la atención.
Los deportes tampoco, pero estos eran más saludables, motivo de que haciendo un esfuerzo, practicara futbol americano.
El torneo se acercaba, teníamos que enfrentarnos a uno de los mejores equipos de una secundaria de otro estado, así que, empezamos con los entrenamientos. Krysti y Elsa participaban con nosotros como porristas, John y Robert estaban en el equipo también. Después del entrenamiento me escapaba con Krysti a alguna nevería. Me encantaba caminar por los lugares concurridos con aquella chica  vestida al estilo de las porristas de la NFL, aunque sabía que no éramos más que amigos, me divertía la idea de la envidia que podía causar a otros chicos como yo, al ver a una niña tan hermosa embutida en un short tan apretado y con aquella figura escultural. No era más que la vanidad que me provocaba el hacerles saber a otros que a pesar de ser tan feo, podía tener una mujer bella a mi lado.
Como lo había dicho, no era un chico sobresaliente en ningún aspecto, tenía un pequeño complejo de inferioridad construido por el tipo de vida en que un latino debe vivir en un país donde todos son diferentes, pero estaba cerca el día en que ya no tendría que preocuparme más de estas cosas, alguien aparecería en mi vida  para cambiarlo  todo, su nombre… Angelina.

Safe Creative #1205101614999
Derechos Reservados

lunes, 28 de mayo de 2012

Primer Sorteo de tres ejemplares firmados de la novela Angelina Abril 2012

Participantes del sorteo 3 ejemplares firmados ANGELINA.
Mayo del 2012(tenía abril por error)
Sorteo


Nota: Los comentarios son en facebook Aquí.
Debes haberte unido
a la página de fans.




00 Susana Di Francisco me gusta la historia muy buen comienzo...
01 Sonia Marisa Amaya maravilloso primer capitulo quiero leer mas por favor maestro!exitos
02 Claudia Otta mE PARECIÓ BUENO EL PRIMER CAPÍTULO, ME INVITA A QUERER SABER MÁS, LO FELICITO AL!!!!!
03 Anahi Cruz muy buena propuesta..........el 1º cap muy intenso!!!!!!!!!
04 Brigitte Viguier k buena idea estas entregas semanales .. Lo k lei hoy me da ganas de seguir !! Gracias :=)
05 Susana Di Francisco muy buen segundo capitulo ya me tienes atrapada espero por mas.
06 Mary Estela CosentinoUn tema muy actual tratado con la madurez y la dulzura que se esconde en el corazón de muy pocos seres: proteger, cuidar, amar sin intereses mezquinos.
07 Sonia Marisa Amaya me gusta,me recuerda a un buen amigo que tuve en mi niñez y que me acompaño hasta mi adolescencia,me encanto.estoy ansiosa por ver como sigue la historia.
08 Sonia Fontanet Correa No se, pienso q. esa persona q. esta narando la historia,{ el escritor } es bien fuera de la realidad, ! pero q. manera de mantener al lector tan atento !. habla de la injenuidad de las chicas q, de echo, no tienen ninguna, de la amistad de, cual amistad ? Pero de que esta interesante si lo esta.
09 Lidia Ulrich Estimado Al recién hoy pude ponerme al tanto de la trama de Angelina, desde el nombre del libro hasta el relato del escritor es sugerente y atrapante. Espero con ansias saber más sobre la Historia de estos personajes y sus vivencias.

10 Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Ðσℓσ Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...Pinta muy bien! Felicidades por tu nueva novela! Besos.

11 Marcela Caceres buenisimoo

jueves, 24 de mayo de 2012

Presentación de la novela Angelina


¡Bienvenidos a mi blog oficial!


Es muy grato para mí presentar mi cuarta novela Angelina:


Safe Creative #1205101614999

Derechos Reservados

Advertencia: Novela Explícita
Mayores de 18 años

Cada semana un nuevo capítulo en este blog


En relación a la portada:
Tomé la decisión de que fuera totalmente negra con el nombre en letras blancas, como parte del simbolismo que encierra el libro.   


Ésta novela utiliza de una forma totalmente inesperada los clichés de las historias juveniles  de más éxito. La trama trascurre en un ambiente juvenil en un pequeño poblado de los Estados Unidos.

 Spoiler Warning
Eloy, un chico de 17 años, enfrenta al demonio cara a cara, el cual se presenta ante él en forma de una hermosa mujer y termina sucumbiendo a su seducción.
La mujer utiliza todo tipo de artimañas para irlo induciendo a un ritual secreto donde le utilizará como esclavo sexual para concebir un hijo híbrido que luchará con el cordero en su segunda venida a la tierra.
Angelina no desea hacer esas cosas, su ser es controlado por la serpiente, a quien ella llama su padre y trata de arrastrar a Eloy por el mismo camino.
Con la ayuda de Cristal, cuya verdadera identidad es revelada dentro de la trama, Eloy logrará liberar el alma de Angelina de la maldad.

Sin embargo, la serpiente no se quedará tranquila, intentará dañar a Eloy y Cristal, porque han matado liberado a la que él llama su hija.

Aborda temas tan variados como la religión, las drogas, la prostitución, la violencia y las pedofilias. El simbolismo está presente, las alegorías son impactantes, utilizando elementos bíblicos y paganos, logra recrear un ambiente estremecedor.
Angelina no es una novela diabólica, es una novela alegórica. 



domingo, 20 de mayo de 2012

Angelina - Capítulo Uno


Safe Creative #1205101614999
Derechos Reservados

Advertencia: Novela explícita,
violencia, libertad de lenguaje, sexo
y pasajes paganos de mucha fuerza.
(No apta para personas muy religiosas).
Mayores de 18 años

                                                        

Capítulo Uno
Cuando empecé a escribir, quería que mi historia quedara en una memoria para la eternidad… ¡Pero que estoy diciendo!, la eternidad de mi relato se reduce al fugaz momento en que  este cuaderno exista. Si ha caído en tus manos, curioso lector, la fortuna te ha iluminado, ya que conocerás uno de los más grandes secretos jamás revelado a los seres humanos.
Antes de iniciarlo, pasé muchos días poniendo en orden mi cabeza, mis ideas estaban inconexas y en un principio no sabía cómo darle forma.
Mis días transcurrían solitarios, sin su presencia, sin escuchar su voz, sin las largas caminatas a la orilla del Arkansas River con la única compañía de los cisnes y otras aves que buscaban su alimento en las aguas; días sin lecturas de clásicos en algún perdido café de los rincones del downtown de la pequeña ciudad de Little Rock; días sin navegar en el Lake Maumelle de Big Rock con aquel ángel a mi lado, aquella bella creatura que poseía una constitución bivalente, en su misterioso ser guardaba la esencia de la luz y la oscuridad; días    sin ese ser que me trajo hasta donde me encuentro ahora.
Antes de pasar a narrar mi inverosímil historia, me presentaré contigo, querido lector. Mi nombre es Eloy Díaz, tengo veintidós años y era una persona normal, hasta que todo esto sucediera. Como cualquier miembro de la comunidad, vivía con una familia común. Era el hijo único y asistía al colegio, mis padres se responsabilizaban de todo y mi vida estaba arreglada en todos sus detalles. Sólo tenía que traer buenas calificaciones, estudiar y cada fin de semana, divertirme en las fiestas que mis amigos y yo organizábamos; no tenía responsabilidades.
Durante estos tiempos, nada me preocupaba, tenía todo a la mano y aún no había tenido el privilegio de haber enfrentado los reveces de la vida.
Sin embargo, estaba escrito en mi destino,  algo que nunca imaginé y que me haría cambiar esa actitud  relajada para siempre.
No me gustaba la música, ni era adepto a ver la televisión, tampoco me apetecía la lectura de algún buen libro o del  periódico.
Era como un autómata que pasaba por este mundo sin prestar demasiada atención a su entorno, viajaba por el universo por una ruta diferente a la de los demás.
Los deportes no eran mi afición, sin embargo, me había alistado en el equipo de futbol de la escuela.
En general mi vida era un poco aburrida y monótona, no había nada interesante en ella, ni siquiera una novia que me hiciera una pataleta alguna vez por haber mirado a otra chica y estaba a punto de ingresar en las filas de los perdedores.
Iba a la secundaria en el condado Poulaski, del estado de Arkansas, tenía muchos amigos y era bastante popular en la escuela. Increíble, pero así era, porque al ser el único latino de la clase, era algo así como una rareza. Mi popularidad tenía su origen en mis diferencias con los otros y no por mis cualidades o simpatía. Todos hablaban de mí, pero eran pocos los que hablaban conmigo. El tema más común de conversación en mi presencia era lo gracioso de mi acento y mi estatura que causaba mucha gracia a las chicas. Me decían en un español con fuerte acento norteamericano, “poquito hombre, muy poquito” y hacían una seña con la mano que hacía referencia a alguna parte de mi cuerpo. Sin embargo, no prestaba atención a estas cosas, porque sabía que no lo hacían con intención de molestarme, era parte de las bromas que cualquier estudiante de secundaria debe soportar de sus compañeros de clases.
En otros casos puede ser el color del pelo, la forma de caminar, los kilos extra, una voz muy chillona. En mi caso, mi defecto era mi estatura.
Observaba a quienes me criticaban por mi tamaño y había notado muchos defectos en ellos, pero nunca hice referencia a éstos, por miedo a ofenderlos. Quizá mi sentido del respeto a los demás estaba más desarrollado, no puedo asegurar nada; tal vez tenía miedo de ser agredido físicamente por algún compañero más fuerte. No era un cobarde, creo que este miedo lo experimentamos todos, aunque nunca hablamos de él, tememos ser ridiculizados frente a los demás por los más fuertes, y esta sensación se agrava más cuando tenemos alguna desventaja visible para los otros, entonces, quienes se dan cuenta, saben que si inician una afrenta con el compañero que presenta desventajas, la victoria está asegurada.
¡Sí, debía ser eso! Aquella era la razón de enlistarme en el equipo de futbol, había escuchado que cuando se practica este deporte, los huesos se endurecen y es más difícil que un enemigo te derribe en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo.
En su momento, entrenaba con devoción, porque pensaba que estaba contribuyendo a mi fortalecimiento y desarrollo físico. Si los otros veían que no me atemorizaba jugar un deporte tan rudo como el futbol, entonces lo pensarían dos veces antes de meterse conmigo.
También frecuentaba por propia convicción una iglesia  católica los domingos por la tarde y era un poco más religioso  que el común de las personas de mi edad. Mis compañeros de aula, —los cuales eran más relajados en cuanto a la religión y otros tópicos, como la aceptación del sexo y el alcohol, que, aunque a su edad estaban prohibidos, eso no les impedía ser sus más fervientes consumidores—, a veces me decían:
—Te van a salir alitas de ángel amigo y te vas a ir derechito a los cielos.
Yo no hacía más que tomarme a broma todo aquello y nunca me molesté por éste y otros comentarios bastante vulgares y que rayaban en el mal gusto, pues a nadie debe de importarle la vida espiritual de los demás.
En mi caso, nunca hice alarde de mi religión, ni de mi vida ordenada, siempre quise pasar desapercibido, pero, como era diferente a los otros, no lo lograba.
Es natural que si un japonés está en medio  de un grupo de latinos se note mucho, aunque no lo desee. Del mismo modo, yo, con mi ascendencia  latina, sobresalía entre los demás y no precisamente por lo agraciadas de mis facciones.
Era el más enano de la clase, el de piel más oscura y el único que no tenía ojos azules. Todo esto era lo que marcaba mi diferencia, y algo que me hacía parecer más bien bastante feo era mi cabello, lizo y erizado como púas.
Con la descripción de mi apariencia no deseo más, que hacer hincapié en lo extraordinario de que alguien se fijara en mi persona, según los conceptos de lo que debe ser una pareja normal,  tomando en cuenta los cánones de las castas sociales, las diferencias raciales y los niveles de un individuo a razón de su economía. No deseo iniciar un debate acerca de este tema en mi historia, solo lo menciono de paso, porque lo considero importante para ésta. Ya que pertenezco a esos individuos que por una u otra razón, se convierten en la pareja de una persona proveniente de otro nivel social y otra raza.
Cuando le recuerdo, veo solo la belleza de su ser antes de conocer lo que escondía, para mí siempre será la mujer hermosa y bondadosa que fue al principio, lo otro… lo otro sólo fue una pesadilla.
Ella era tan bella, magnifica y diferente, lo fue todo en mi vida y era todo lo que pude llegar a tener.
Ella me mostró los dos lados de este mundo de mentiras, con ella conocí el placer y el dolor, la felicidad y la tristeza, el amor y el odio, la vida y la muerte, era ella como un inmenso talismán que me daba  poder. Era el ruido y el silencio, el día y la noche, era cuerpo y espíritu, ciencia y religión.
Ella era más, mucho más de lo que pudo ser cualquier otro ser que hubiese caminado por este mundo, porque poseía todo y podía darlo todo; tenía la belleza del ángel más hermoso, era la portadora de luz; mentirosa y traicionera como una serpiente, deslumbrante y poderosa como una estrella de la mañana; y triste y rebelde como un ángel caído. Ella era todo eso, porque era hija de aquel… aquel que poseía desde siempre esas cualidades.
Angelina, te has ido para siempre, Angelina.
Y después de tanto adorarte, pensar que fui yo quien te arrancó la vida, oh Angelina.

Safe Creative #1205101614999
Derechos Reservados


sábado, 12 de mayo de 2012

Libros y literatura


Vamos, no todo está perdido, el mundo sigue girando y mientras haya alguien que le impulse, todavía habrá buenos libros para rato.
Es cierto, hay que buscar la aguja entre la hojarasca, pero también hay que tomar en cuenta que la aguja puede tener forma de hoja para muchas personas, en resumen, buscamos y pensamos encontrar una aguja entre las hojas,  al final nos quedamos con la hoja y creemos haber encontrado la aguja, porque todo es subjetivo.
Bigstock, cristimatei, Stock Photo 390493
Mientras  alguien hace una pataleta, porque Amanda Hocking o Stephanie Meyer han vendido millones, otros están  comiéndose la rebanada del pastel, unos más se ríen del primero, y otros están trabajando para ofrecerte un buen libro.  Una pequeña obra, construida con cariño durante mucho tiempo, es lanzada al público y justo en ese momento ésta tiene todas las posibilidades posibles, desde convertirse en un best seller o un clásico, hasta ser destruida con malas referencias o condenada al olvido.
Existe crítica que es objetiva, otra no tanto y hay un tercer tipo de crítico; el resentido. Éste es como un compañero odioso en la oficina que informa a todo el mundo de lo que estás haciendo mal, pero a su punto de vista personal. ¡Cuidado!, hay muchas personas que creen en lo que dice.
También hay buenos críticos, no todo es malo en esta vida, sin duda el trabajo que hacen es de gran valor, y sirve de guía a otros lectores para encontrar la hoja o la aguja que buscan.
Al final el mejor crítico eres tú, solo tú deberías ser quien dicte el veredicto final de cualquier cosa, no todo en la vida es tan malo y si cae en tus manos una novela de dudosa calidad.


Stephen King, Comicon
[CC-BY-2.0], undefined

Una novela como Mineros de asteroides (o El valle de las muñecas. Flores en el ático y Los puentes de Madison, por dar algunos ejemplos) equivale a un semestre en una buena academia de escritura, incluida las conferencias de los invitados estrella. Por otro lado, la buena literatura enseña al aprendiz cuestiones de estilo, agilidad narrativa, estructura argumental, elaboración de personajes verosímiles y sinceridad creativa”. Stephen King



La originalidad es otro de los temas polémicos, la línea que divide la diferencia entre una obra original y otra que no lo es, prácticamente es invisible, sin embargo es bastante obvio el lado al que se han inclinado más determinadas obras. No es necesario que un autor sea original todo el tiempo para que sea bueno, pero esto también depende del concepto que cada uno tenga de la palabra original y la palabra bueno.
En general, las artes tienen reglas,  y la literatura no es la excepción, pero las reglas se rompen, y las nuevas generaciones aportan algo a lo que se va volviendo anticuado, una revolución, es romper esas reglas.
Si miramos la historia, siempre hay personajes que se aferran a lo establecido, y otros que vienen a derrocar lo que ya no da para más, con el enojo de románticos y puristas. La literatura ha experimentado dichos cambios, y uno de los más radicales es la aparición del libro electrónico. No se trata de una nueva corriente literaria, sino de un cambio en la forma de trabajar en este viejo negocio.
Es muy cómodo seguir haciendo las cosas de la misma manera. Los cambios en el internet son vertiginosos, para una mente acostumbrada a hacer todo de la misma forma por años, esto puede parecer algo terrible. Los expertos en estudio de mercados y en áreas de informática se han dado cuenta de las nuevas tendencias, y están aprovechándose de esto, muestra de ello es la parición de editoriales de auto publicación en Internet, los miles de manuales electrónicos escritos por técnicos que quizá están vendiendo más que las editoriales tradicionales, y algunos escritores autopublicados que se han aventurado por estos caminos, un ejemplo claro de lo que afirmo es el caso de Amanda Hocking  y el de StephenKing con sus novelas auto publicadas.

  Si no se han dado cuenta, el mundo ha cambiado, además de los  consumidores de libros de papel, hay millones de personas que se han hecho de un dispositivo como un iPad o Kidle y si no encuentran como cubrir ese mercado, otras compañías con más visión, si lo harán.
Los piratas siempre han existido, y ahora con las copias electrónicas, se ha incrementado el miedo a que una obra sea distribuida sin autorización. Me pregunto algo, ¿A caso los libros de papel no pueden ser escaneados y copiados del mismo modo?, si las ventas bajan, algo estamos haciendo mal, no le echen la culpa al lector.
Algo que a nadie se le ocurriría es afirmar, que si lees un libro en una biblioteca, alguien está cometiendo un acto ilícito.
¿Cuál es el problema de que existan bibliotecas virtuales?, el lector seguiría comprando aquellos libros que realmente le interesan.
La verdad de todo esto es, que quienes no vendieran sus libros, la razón sería porque no pasaron la primera prueba del lector.


Otras entradas:

viernes, 11 de mayo de 2012

A un año de la publicación de la voz del viento


Hoy se cumple un año de la publicación de mi primera novela, la voz del viento, y quiero agradecer a todos mis lectores por su gran apoyo. Después de doce meses,  he recibido muchos comentarios y es gratificante que han sido positivos.
Desde hace algunas semanas, he publicado una segunda edición, también gratuita, que espero sea de su agrado, el formato es PDF, a tamaño 8.5 x 5.5 pulgadas, si se desea imprimir a doble página, es perfecto para las hojas tamaño carta.
Por otro lado, comento que la segunda novela Laura en la Tempestad, fue modificada, para crear la primera parte de la flor de primavera. Esta versión se centra más en el personaje principal y el lenguaje está más cuidado.
La Estrella del sur, mi tercera novela, desde que la terminé no ha tenido promoción, se trata de la segunda parte de la flor de primavera. Esta novela no ha sido publicada aún, solo el primer capítulo. Espero comenzar con la su promoción a la par de Angelina, que es mi cuarta novela y casi ha llegado a su culminación.

Clichés en las novelas



Quizá no escribas para dejar tus obras dentro del cajón de tu escritorio. Lo que te mueve a hacerlo es la esperanza de que alguien lea lo que haces.
Pero, ¿te has preguntado si lo que haces, realmente merece ser leído por otras personas?, claro que, a ti puede parecerte que sí, no obstante, eso dependerá de muchos factores y en ocasiones, tenemos una percepción de nosotros un poco distorsionada. Puedes creer que estás creando un gran libro y en realidad solo estás copiando lo que otro ya ha hecho y con menos habilidad.

Puede ser que escribas de lo mismo que otros, entonces, tu misión es darle frescura al tema con la magia de tu estilo personal y los elementos de esas situaciones que nadie ha vivido además de ti.
¿Cuántas historias hablan del amor? ,otras tantas de un asesino, clichés como los vampiros rockeros, los sicópatas en una noche de brujas o cualquier día cabalístico, las parejas de adolescentes en una secundaria que terminan enamorados, etc.
El mercado no se cansa de escuchar las mismas cosas, sin embargo en ti, que eres quien tienen la batuta para dirigir la próxima obra por el camino que tu desees, eres quien decidirá si darás a ese mercado otro producto hecho como una réplica de algo más, o añadirás valor  agregado a tu obra.
Aunque, está demás que te recuerde, que en sí misma, la obra debería poseerlo, no como valor agregado, sino como parte integral.

Quien dirige la orquesta tiene la responsabilidad en sus manos, si se equivoca, se lleva la orquesta completa.
Pregunta para cualquier lector o escritor:
¿Quién es el que desea convertir la sociedad en consumista y sin criterio?, ¿a quién beneficia esto?, la próxima vez que te bombardeen con publicidad, piénsalo antes de correr a la tienda por el producto que te ofrecen.
 Y en adelante, al escritor novel, para quien estás líneas están dirigidas, ya es tiempo de que seamos sinceros, si no lo somos con los lectores, cuando menos seamos sinceros con nosotros mismos.
Hace unos meses tenía en mis manos un libro que afirmaba varias sentencias, lo leí varias veces y me parecía que el autor estaba equivocado, en realidad no lo estaba. Me he dado cuenta de que éste utilizó algo así como una broma, para engatusar al lector y que éste creyera lo que el afirmaba, siendo que, todo el tiempo se estaba riendo de su falta de criterio. Ya otras autores habían hecho eso, pero con un poco más de refinamiento, hablo de BorgesUnamuno o Cortázar, entre muchos otros, ellos lo hicieron para esconder el interior de la casa, con una fachada bonita, según palabras de Cortázar, o para demostrar que el escritor puede mentirnos en los datos que nos proporciona en la obra, según Borges, etc. 
Sin embargo, el mal gusto y el descaro del autor del libro  que menciono unas líneas arriba, me hizo reflexionar de los destinatarios de éste, incluyéndome a mí, ya que también tuve el privilegio de leerlo.
Lo que el autor hizo es algo parecido a lo que se puede ver en la película The cabin of the Woods,  recientemente  estrenada en los cines, donde la película es una broma desde que inicia hasta que termina y puede haber algún espectador que no lo note, pero me preocupa más, que el lector no note la broma del  libro que se supone es de autoayuda.
Es una falta de respeto muy grande de un escritor, hacer esto a su público, pero muchas veces la culpa la tienen las personas que  consumen algo sin utilizar su capacidad crítica para rechazar aquello que nos imponen.
La próxima vez que leas un libro pregúntate si no te está manipulando el autor de alguna manera.
O lo que es más común, si la publicidad de la televisión está haciendo otro tanto.
Como conclusión, esa capacidad crítica que todos poseemos, y que en algunos, el consumismo ha adormecido, es hora de darle una sacudida, y hacer que despierte. No nos dejemos engañar, mientras un director nos pone enfrente una película donde de la forma más explicada nos llama estúpidos, nosotros acá del otro lado de la pantalla, nos enojamos por el mensaje que nos trasmitió, sin embargo, cuando nos vuelven a dar el placebo, volvemos a caer en lo mismo.

Nota, el tema de esta entrada, no es el libro, del cual me reservo el nombre, que, al no ser muy demandado, es muy probable que no llegue a manos del lector, sin embargo, otros muchos debe conocer éste, que vayan por el mismo rumbo.


 Otras entradas de interés:




jueves, 10 de mayo de 2012

Inspiración, llegó al mismo tiempo que las visitas


Bigstock , conrado, Stock Photo 12125678
Inspiración, llegó al mismo tiempo que las visitas, ¿quién fue más inoportuna? Los días son difíciles cuando estás encerrado en un estudio en  alguna de las fases de un proyecto, ves todo envuelto por el bullicio de la obra que estás construyendo.
Sin embargo, hay otras actividades que te llaman; tus amigos no entienden que si no atrapas la idea en el momento, se te escapará para siempre. Y quienes en rededor de ti, a la hora de tus deberes, necesitan de tu ayuda, no permitirán que fluya la inspiración, cuando ésta se le antoje tocar a la puerta.
Y puede ser que unas cuantas páginas geniales dejen de existir, pero no te preocupes, después de tus deberes, hay tiempo si robas unas cuantas horas al sueño y te sumerges dentro de tu propio mundo, el que has creado  y pude ser que logres obtener una copia más o menos fiel, de lo que la inspiración te estaba dictando unas horas antes.
Y, ¿qué pasa si cortan la energía eléctrica?, si ya no hay velas en el armario, si te has quedado en medio de la oscuridad; siempre es bueno tener velas en el armario, mi abuela decía que nos podían sacar de apuros en el momento oportuno.
Pero, ¿y si se acaba la tinta del bolígrafo o las hojas del cuaderno, o si el vecino enciende a media noche su adorable reggaeton, todo puede pasar?  El mundo está conspirando para que tu obra no vea la luz.
Es la lucha constante contra la corriente, si logras vencerle, tu libro estará terminado quizá en unos meses, tal vez en unos cuantos años, y luego...
Lo que sigue, esa es otra historia.


Otras entradas de interés

Angelina - Cuarta novela del escritor Al Valeri Adelanto


miércoles, 9 de mayo de 2012

Angelina, avances


Portada original del libro


Después de unas vacaciones de un par de semanas, continuaré con la construcción de  la cuarta novela, ya había anunciado su aparición para este año y así será.
La novela aparecerá firmada con el seudónimo AVEN(Al Valeri Experimentando en la Novela), ya que se trata de una historia totalmente diferente a mis trabajos anteriores.
Esta novela tiene un toque oscuro muy fuerte y habla de un tema que puede llegar a intimidar. En general si la temática relacionada con el diablo  te asusta, no te recomiendo este libro, que por otro lado  esta basado  más en la fantasía que en la demonología.
Angelina puede definirse como una novela de fantasía oscura, y su lectura puede recordar en su principio una novela  común de adolescentes con tendencias paranormales al puro estilo americano con la fórmula utilizada eternamente, un escenario en alguna ciudad de los Estados Unidos, los personajes dentro de un plantel educativo de nivel secundaria  y el amor entre dos estudiantes, uno residente de la ciudad, la otra proveniente de alguna otra parte, la chica celosa y entrometida que no puede faltar, la  viciosa y calienta camas, los tontos que siempre hacen su aparición en el momento menos indicado, el chico bueno entre otros personajes utilizados hasta en aburrimiento. Un equipo de hermosas porristas y los jóvenes del equipo de futbol americano de la escuela. Por último para hacer la trama más predecible; la aparición de una chica gótica  que da la apariencia de ser la vocalista de un grupo famoso de rock.
El lector juzgará si se trata de un libro más de vampiros adolescentes.

En unos días, un capítulo completo publicado por este blog, no te lo pierdas.

Entradas relacionadas:

Angelina - Cuarta novela del escritor Al Valeri Adelanto





sábado, 5 de mayo de 2012

Reseña de Señor Dios, Soy Anna



Es fácil darse cuenta de la diferencia que hay entre un ángel y una persona. La mayor parte de un ángel está por dentro y la mayor parte de una persona está por fuera».



Estas palabras corresponden a una de la muchas citas plenas de acierto y sabiduría de una niña, o quizás, de un ángel…
De verdad que hay muchos libros que logran cautivar al lector, pero muy pocos logran enamorar. Hace tres años que una amiga me regaló un libro aparentemente poco interesante, pero la primera frase me dejó sorprendido y así continúe leyéndolo hasta sus últimas páginas.

Es sorprendente como una pequeña niña de tan solo seis años podría llegar a sorprender a los adultos, en especial A Fynn su inseparable amigo. Pero sobre todo, Anna ama al Señor Dios, fue allí donde descubrí que la amistad entre Dios y los hombres da muchos más resultados que largas oraciones.

En verdad aprendí cuchas cosas de Anna, con un final bien construido Señor Dios, Soy Anna, se convirtió en el libro más leído de los últimos tiempos, con un autor casi anónimo Fynn. Es un libro altamente recomendable y desde Alma Literaria, los ánimo a darle  un vistazo a las locas aventuras de Anna y su inseparable amigo Fynn

Señor Dios, soy Anna es un libro de Sidney Hopkins bajo el seudónimo de "Fynn", que describe las aventuras de Ana, una pequeña traviesa pero muy sabia de cuatro años de edad a quien Fynn encuentra como un fugitiva. A sus diecinueve años de edad, Fynn se lleva a casa de su madre a Anna, aunque Fynn se convierte en la persona que toma principal cuidado de Anna, y en su amigo más cercano. Fynn cuenta el tiempo que pasó con Anna, y ofrece un relato muy personal de sus desahogos en la vida, las matemáticas, la ciencia y su mentor, el Señor Dios. Las secuelas de Mister Dios, soy Anna son Libro de Anna(1986), y Ana y el Caballero Negro (1990).
Fuente: Wikipedia

Fotos de Fynn
Sydney Hpkins - Fynn

Aportación: Iván Dionicio Paredes