jueves, 10 de mayo de 2012

Inspiración, llegó al mismo tiempo que las visitas


Bigstock , conrado, Stock Photo 12125678
Inspiración, llegó al mismo tiempo que las visitas, ¿quién fue más inoportuna? Los días son difíciles cuando estás encerrado en un estudio en  alguna de las fases de un proyecto, ves todo envuelto por el bullicio de la obra que estás construyendo.
Sin embargo, hay otras actividades que te llaman; tus amigos no entienden que si no atrapas la idea en el momento, se te escapará para siempre. Y quienes en rededor de ti, a la hora de tus deberes, necesitan de tu ayuda, no permitirán que fluya la inspiración, cuando ésta se le antoje tocar a la puerta.
Y puede ser que unas cuantas páginas geniales dejen de existir, pero no te preocupes, después de tus deberes, hay tiempo si robas unas cuantas horas al sueño y te sumerges dentro de tu propio mundo, el que has creado  y pude ser que logres obtener una copia más o menos fiel, de lo que la inspiración te estaba dictando unas horas antes.
Y, ¿qué pasa si cortan la energía eléctrica?, si ya no hay velas en el armario, si te has quedado en medio de la oscuridad; siempre es bueno tener velas en el armario, mi abuela decía que nos podían sacar de apuros en el momento oportuno.
Pero, ¿y si se acaba la tinta del bolígrafo o las hojas del cuaderno, o si el vecino enciende a media noche su adorable reggaeton, todo puede pasar?  El mundo está conspirando para que tu obra no vea la luz.
Es la lucha constante contra la corriente, si logras vencerle, tu libro estará terminado quizá en unos meses, tal vez en unos cuantos años, y luego...
Lo que sigue, esa es otra historia.


Otras entradas de interés

Angelina - Cuarta novela del escritor Al Valeri Adelanto


No hay comentarios:

Publicar un comentario