domingo, 16 de diciembre de 2012

Ser autor autopublicado me ha traído algunas ventajas


Ser autor autopublicado me ha traído algunas ventajas, pero sin duda muchos contratiempos también. Por ejemplo, la corrección de mis novelas me ha tomado mucho tiempo por diversas razones, una de ellas es precisamente, el no contar con alguna persona que me dé una opinión de lo que pueda estar mal dentro del texto. Es muy conocido de quienes trabajan en el mundo editorial, los libros son revisados y corregidos por un equipo. Sin embargo, he aprendido a lidiar con este problema y sigo trabajando mis novelas aunque ya estén publicadas, corrigiendo cualquier error que pueda encontrar en ellas.

He tratado de disminuir al mínimo los errores, aunque también saben las personas que trabajan como escritores, que la perfección no se alcanza por más revisiones que se hagan a los textos, pues todo se puede mejorar.  En mi caso específico, he preferido hacer novelas que no rebasen de 250 páginas porque no me gusta dar muchos rodeos sobre ciertos asuntos para alargar innecesariamente una historia. Algún lector hizo referencia a esta característica de mis trabajos, preguntándome acerca de la descripción poco detallada de ciertos escenarios. Creo que esto tiene que ver con el estilo y gusto, tanto del lector como del escritor. Algo que suena como un cliché, pues lo he oído decir a varios escritores noveles, es que ellos escriben lo que les gustaría leer. Antes que escritor, soy lector y tengo preferencia por ese tipo de libro que no se alarga demasiado, sino que como una pieza de relojería, tiene cada una de sus piezas en su justo sitio y medida, claro, todo esto es subjetivo y posiblemente lo que afirme determinada persona puede no ser válido para alguien más.  
Por otro lado, aviso a los lectores que todos mis trabajos  serán colocados en la plataforma Amazon. Por ahora Angelina ya ha está disponible en este enlace.



Entradas relacionadas:

Angelina en Amazon


No hay comentarios:

Publicar un comentario