miércoles, 9 de diciembre de 2015

Un fragmento de la segunda novela de Al Valeri, Laura en la tempestad, publicada en el año 2012


Laura, qué imagen he ligado al significado que ese conjunto articulado de sonidos representa para mí. La unión de un alma maravillosa con un cuerpo femenino, armonioso y regio. Todo lo que tú eres. La suma de los detalles insignificantes, sencillas situaciones y momentos cotidianos que conservo en mi memoria; aquellas simples cosas que te gustaban y hacían un placer de cada minuto.
Y los libros de tu biblioteca, la música de tu voz, tu risa llena de ternura; todo ese mundo que fue parte de tu espíritu joven, una sonrisa sincera, una mirada trasparente y una palabra elocuente pronunciada por tus labios, tus movimientos calmados y el perfume que usabas cuando era una ocasión especial.
Cada una de las contracciones de los músculos de tu rostro, de tu cuerpo, la gracia de tu caminar, ese placer que era capaz de experimentar al escucharte cantar, la conjunción perfecta de una naturaleza divina colocada en un humilde cuerpo mortal, que un dios artista, inspirado por la belleza misma, dotó de grandes dones; todo lo que tú eres.
Seguir leyendo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario